Con estas pruebas se busca establecer si un hombre es el padre biológico de un individuo. Se recurre a las leyes de la herencia que establecen que la mitad del ADN o del material genético de los hijos proviene de la madre y la otra mitad proviene del padre, de esta manera al establecer la composición genética de las personas involucradas en una investigación de paternidad biológica podemos deducir si están cumpliendo este principio fundamental de la herencia y así podemos establecer con una confiabilidad mayor al 99,99% la NO exclusión de la paternidad o con 100% de seguridad si la paternidad se excluye.